martes, 19 de abril de 2011

Gracias...

Hay muchas maneras de agradecer. Muchas veces un simple "gracias" es suficiente y realmente marca la diferencia, pero cuando pienso en los seis meses que  he pasado  en la autoescuela cada día y en la paciencia tan grande que mis profesores han tenido conmigo y en lo bien que se han portado, llego a la conclusión que hay cosas que nunca se pueden llegar a agradecer como uno quisiera. En el caso de mis profesoras de teórica ¿qué voy a contaros? me han tocado las mejores, siempre con una sonrisa y una palabra de ánimo en la boca. No voy a darles más jabón en público, ellas ya saben cómo las aprecio como profesoras y como personas. Ahí queda eso. Pero sí que voy a  enseñaros lo que les he pintado, mi manera de decirles "gracias".



















































sábado, 16 de abril de 2011

Abril...

   Estoy feliz. El mes de Abril siempre me trae buenas cosas, sin duda alguna es mi mes. A finales de Febrero y durante el mes de Marzo se produce dentro de mi una especie de desbarajuste atómico emocional, al mismo tiempo que mi cuerpo desfallece. Los cambios de tiempo, y más concretamente, el cambio de invierno a primavera me sienta fatal... Después de empezar a tomar el complejo vitamínico y ya entrado el mes de Abril, todo mejora...Me comparo a una flor a la que parece que le cuesta salir y lucha con esfuerzo hasta que al fin consigue abrir sus pétalos  y  se deja mecer por la brisa, sin duda un gran desahogo...pues así me siento yo. Esta entrada de primavera ha sido un poco más durilla en sus comienzos, me he estado enfrentando al gran reto de sacarme el carné de conducir, de intentarlo vez tras vez sin éxito, hasta que por fin, la espera  valió la pena. Nunca pensé que algo así podía llegar a convertirse casi en el centro de mi vida, pero así ha sido, y así también, en Abril,  he recibido  el mejor regalo de cumpleaños que podía tener. Ya escribiré más sobre el tema, quiero dedicarle un post especial. Realmente ha sido una de esas experiencias que no podré olvidar, porque además de aprender a conducir, he aprendido muchas otras cosas más...



Es casi la una de la madrugada...así que os dejo estas magníficas fotos que, más que mis palabras, os transmitirán cómo me siento.
Las margaritas salpican todo el parque del Sotillo, todos los árboles están ya en flor, mi vecina ya ha sacado los geranios al balcón y las lilas de nuestro jardín comunitario están en pleno esplendor, su aroma es inefablemente conquistador, ojalá pudierais olerlas...














































                       




martes, 12 de abril de 2011

Diferencia entre dos tomates...

Acabo de llegar de la calle, otro día más sin mi bici por decisión propia, últimamente me estoy dando unos paseos que lo flipo. Entre otros lugares he vuelto a la tienda de productos biológicos para sacar unas cuantas fotos más. No me he ido con las manos vacías, hoy he comprado unos apetitosos tomates para  hacerme una ensalada para comer. Había de dos tipos, no conozco el nombre etimológico de cada especie, quizá mi amiga de aventuras, Calpurnia Tate, podría ayudarme, si no fuera por tratarse de un personaje de libro, claro. Así que he llegado a casa, los he observado minuciosamente a los dos, ¿cuál me como? ¿cuál sabrá mejor? Al final no me ha quedado otro remedio que darle un mordisco a cada uno...














































viernes, 8 de abril de 2011

Divagando...entre pinceles.

Últimamente mi mente no cesa...intento dibujar, escribir o captar con mi cámara todo lo que me rodea. Muchas ideas y sentimientos se agolpan en mi mente y mi corazón. Necesito expresar tantas cosas...pero mi cuerpo es demasiado limitado e imperfecto para poder lograrlo, no me queda más remedio que seguir aprendiendo con paciencia todas las técnicas posibles del arte.

Hoy he salido sin mi bici. Me he aventurado a cumplir con monótonos recados a pie,  he salido  antes de que las multitudes se agolpen en las calles, me gusta la tranquilidad de la ciudad cuando apenas se está desperezando. He visitado la tienda de productos biológicos y he comprado unas acelgas espléndidas para hacerlas rebozadas al mediodía. He tomado fotos de la tienda, de las cebollas, las judías, los sacos de arroz, de las manzanas y las naranjas...se me han acabado las pilas, así que le he dicho a Jose que volveré otro día a acabar con el reportaje, que claro está, colgaré en su momento.

Al rato he entrado en la tienda de manualidades y he comprado pintura acrílica para empezar a experimentar, y goma de enmascarar para acuarela, quiero conseguir efectos más reales. Luego he pasado por delante de la tienda de segundamano que El Banco de Alimentos tiene en la calle Mayor. Me  encanta la lámpara de los años 50 que hace tiempo está expuesta , no sé por qué no la han vendido ya, pienso entrar algún día a que me hagan una buena oferta, quedaría ideal en nuestra habitación. En fin, estoy empezando a divagar... escribir, dibujar, pintar, captar, reír, saltar, correr,escribir, dibujar, pintar, captar, reír, saltar, correr,escribir, dibujar, pintar, captar, reír, saltar, correr, escribir, dibujar, pintar, captar, reír, saltar, correr.escribir, dibujar, pintar, captar, reír, saltar, correr, escribir, dibujar, pintar, captar, reír, saltar, correr,escribir, dibujar, pintar, captar, reír, saltar, correr, escribir, dibujar, pintar, captar, reír, saltar, correr...ya está, centrada de nuevo.

Os dejo fotos de mis nuevas pinturas y de mi tesoro : la libretita de técnicas de acuarela.








































































miércoles, 6 de abril de 2011

Luciérnagas y mariposas.

Comparto con vosotros este video que nada más verlo me ha cautivado. Espero que os guste. Qué paseis un miércoles estupendo...yo hoy en casa no pienso quedarme.

lunes, 4 de abril de 2011

Ónice Negro.

No suelo llevar anillos, colgantes ni pulseras, y hasta hace muy poco volví a ponerme pendientes, todo me molesta, me sobra...la sencillez es el mejor adorno. Aún recuerdo  el pistolón con que mi madre me hizo los agujeros en las orejas a los siete años de edad, para colmo se me infectaron y estuve bastante tiempo con unos hilos colgando ¿para qué tanto padecimiento? ¿no es mejor  que cada uno decida cuando sea mayor si quiere agujerearse las orejas? Yo pienso que sí, así como a los 16  decicí hacerme mi tercer agujero en una paradita de la estación del metro de Vilapicina en Barcelona, me hizo mucha ilusión, aunque a mi padre no tanto...

Como iba diciendo, no me apasiona la bisutería, y las joyas caras, menos, (odio el oro) aunque debo reconocer que me encantan las cosas  a las que yo llamo "especiales",  porque tienen un diseño que al instante capta mi atención, es lo que yo defino como "aquel tesoro que encuentro y que al mismo tiempo es como si él me encontrara a mi". 

Cuando el pasado Febrero estuve en Gandía, fui con mi amiga Carmen a pasear por  el paseo marítimo. Me llevó a una tienda en la que vendían exclusivamente minerales y piedras semipreciosas importadas de la India. Realmente me quedé maravillada al observar tantas piedras de tantos colores y brillos diferentes juntas. Un colgante entre cientos captó en seguida mi atención, lo tomé y lo observé detenidamente a la luz, era tan opaco y de un color negro tan intensamente bello... De forma circular engastado en plata y en el centro un triángulo tallado en la misma piedra. Entonces le pregunté a la chica que nos atendía de qué piedra se trataba. Me dijo que era Ónice negro. Desde ese momento supe que esta piedra sería mi favorita, así que  me compré  unos pendientitos negros de ónice también.

He estado guardando el colgante en su bolsita en el cajón hasta ayer. ¿Qué puedo deciros? Me encanta, y sé que lo llevaré por lo menos toda la primavera y parte del verano.

Os dejo el enlace de Wikipedia, hay muchas variedades de ónice, y también encontrareis fotos preciosísimas del ónice en toda la red.

http://es.wikipedia.org/wiki/%C3%93nix











martes, 29 de marzo de 2011

Me gusta/ No me gusta

Estos últimos días le he dado al coco más de lo normal, es increíble a dónde te puede  llevar un simple pensamiento, y en mi caso, siempre surge una historia en la que, la mayoría de las veces, suelo convertirme en la protagonista, muy parecido a lo que le pasa a Amélie, personaje con el que me identifico en muchas cosas, en la película "Le fabuleux destin d´Amélie Poulain". De este film  me gusta la descripción que el guionista hace  de los personajes. Utiliza frases como : "a Amélie le gusta...." o "a Amélie no le gusta..." y es que las personas nos definimos  por nuestros gustos y disgustos y lo reflejamos de muchas maneras, la manera de vestir, de hablar, gestos con la cara, las manos...entonces me he puesto a pensar en todas esas cosas que me gustan y en aquellas que no me gustan y me he entretenido en hacer una lista...


Me gusta:

La naturaleza.
Los gatos. (si son negros más)
Los pájaros exóticos.
Los árboles.
La porcelana inglesa.
las antigüedades.
El té.
El color negro.
El sushi.
La comida bio.
Las texturas de las cosas.
La artesanía.
Olores propios de la naturaleza (tierra, lluvia, hierba, flores...)
Los cementerios.
La gente auténtica.
La gente diferente (rara)
La gente de otros países.
Masticar texturas terrosas (de  pequeña masticaba tierra y me comía las hormigas, ahora me como la harina de maíz cruda)
Llorar y ver llorar.
Reír y ver reír.
Observar a la gente.
Hacer fotos.
Fijarme en los detalles (menos el los ceda...eso parece)
Escuchar.
La música (Rock, soul, metal, instrumental...)
Dibujar y pintar.
Leer.
Escribir.
Imaginar.
Ir en bicileta.
Viajar.
Cortarme el pelo.
Buscar y encontrar tesoros.
Envolver cosas.
Correr.
Conducir.
Nadar.
Querer.
Pasar tiempo con mis amigos.
Salir fuera (museos, restaurantes, cine, teatro, de tapas....)
Tener mi espacio a solas.
Expresar lo que siento.
Ser sincera.
Decir la verdad.
Regalar.




No me gusta:

Lo cursi.
Lo marujil.
Cocinar.
Limpiar las ventanas.
Quedarme en casa (si tuviera jardín o un huerto...)
Ir a hacer la compra de la semana.
Hacer el planing de la semana, el mes o el año. (hacer planings en general)
Las fiestas de cumpleaños (y organizarlas menos)
Las aglomeraciones de gente. (odio la cola en el super, el autobús o el metro urbano)
La ropa incómoda.
Los exámenes.
Tener que demostrar algo a la gente.
Tener que esperar a alguien más de quince minutos.
Que me mientan (cuando sé que lo están haciendo en ese momento)
Que me llamen "señora".
Que me tiren de la ropa.
Que me regalen cosas sin envolver o por cumplir.
Que me regalen cosas que yo he regalado anteriormente.(sí...me ha pasado)
La gente falsa.
La gente hipócrita.
La gente que habla despacio y que nunca va al grano.
La gente que va de pija.
La gente que no reconoce sus errores ni pide perdón.




Bueno, ahora no se me ocurre nada más...pero por ahí van los tiros. Os dejo algunas de las cosas que le gustan a Amélie.















MusicPlaylistView Profile
Create a playlist at MixPod.com

sábado, 26 de marzo de 2011

Randall Arthur en el nuevo local de Kilómetro 0

Después de mucha oposición, por fin nos embarcamos rumbo hacia la Puerta del Sol en Madrid mis amigas Nallyby, Anita (conduciendo) y yo, y pudimos comprobar que meterse en pleno centro de Madrid en coche tampoco es para tanto...con nuestro tom tom y dos copilotos estupendas, todo es posible. El viaje me levantó los ánimos porque, aunque todavía no puedo conducir, disfruté de la carretera un montón. Llegamos un poco tarde debido a la búsqueda de aparcamiento, y al final nos metimos en un Parquing.



Me quedé impresionada con las nuevas instalaciones de "Kilómetro 0", que precisamente hoy se inauguran. Me gustó la sencillez y la utilidad de absolutamente todo, y el donut de canela relleno de frambuesa que me brindaron nada más llegar.

En cuanto vi a Randall me cayó bien. Un hombre sencillo que transmite tranquilidad y confiabilidad. Su historia, en la que no me puedo  explayar ahora, es impresionante. Un hombre que lo tenía todo pero que no era libre en absoluto. El cúmulo de muchas circunstancias lo llevó a dejarlo todo, incluso a su familia, a la que luego recuperó. En su intento de huída de todo lo que le agobiaba y de su frustración, no se dio cuenta de que Dios le seguía los pasos pacientemente, hasta que se  topó de nuevo con Él.

Su libro "El buscador de Sabiduría" ha sido "best seller" en Estados Unidos y ha sido publicado en países como Canadá, Australia, Reino Unido y España, entre otros, como  fruto y reflejo de su propia vida. Según él, aunque todos los personajes son ficticios, cada uno encaja perfectamente con personas de la vida real, muchos de los cuales, al leer su libro, automáticamente le rechazaron...pero Randall por fin era libre.

Yo asistí al taller de cómo escribir una novela. Muchas de las cosas ya las sabía de haber leído libros al respecto, pero me emocionó mucho cómo Randall explicaba su proceso de escritura. Habló de ese fuego interno que te lleva inebitablemente a escribir, de esos momentos  en el que uno pierde la noción del tiempo en el que la mente no cesa, recreando la historia una y otra vez en tu cabeza...y me identifiqué totalmente con sus palabras y su manera de expresarlo. Ahora tengo más ganas de escribir que antes, y aunque estoy deseando  empezar en serio, al mismo tiempo me da algo de miedo  sacar a la luz esas historias  tan secretamente guardadas hasta ahora y que forman parte de mi misma.

Os dejo estas fotos que tomé...sigo practicando con el color, me encanta modificarlo hasta darles ese toque algo vintage.













































Sala acogedora de descanso.







La serpiente no sé muy bien qué pintaba ahí, pero me encantó.































Una de las dos cabinas de oración con pañuelos de papel incluído para llorones como yo.







Detalle de la sala de oración que me gustó.







Randall Arthur.













La traductora  del equipo y su marido.







Explicando el proceso creativo.













Todo el equipo  que acompaña a Randall.






Randall y yo ^^